Contador de visitas:

3556798
Views Today : 54
Views Last 7 days : 605
Total views : 3562387
Your IP Address : 100.24.118.144

Nutrición en la enfermedad de Parkinson

– Autores:

Carmen Tenorio Jiménez
Complejo Hospitalario de Jaén, Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición, Jaén. España.

Violeta Sánchez Sánchez
Royal London Hospital, Neurology Department, Barts Health. NHS Trust, Londres. Reino Unido.

María de Damas Medina
Complejo Hospitalario de Jaén, Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición, Jaén. España.

Carmen Arraiza Irigoyen
Complejo Hospitalario de Jaén, Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición, Jaén. España.

María José Martínez Ramírez
Complejo Hospitalario de Jaén, Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición, Jaén. España.

Resumen
La enfermedad de Parkinson (EP) es un proceso neurodegenerativo crónico, progresivo e irreversible. Aunque involucra diferentes poblaciones neuronales, las células dopaminérgicas de los ganglios basales cerebrales y sus funciones son las más afectadas. Se estima una incidencia de 20 casos por 100.000 habitantes/año, con un pico de máxima incidencia entre los 60-70 años.
Entre los síntomas de la EP se incluyen bradicinesia, temblor, rigidez, inestabilidad postural, disfagia, disartria, cansancio, depresión y deterioro cognitivo. Además, desde el comienzo de la enfermedad hay síntomas digestivos: alteración de la motilidad intestinal, retraso del vaciado gástrico e incluso gastroparesia en los estadios más avanzados. Todo esto hace que los pacientes con EP presenten un elevado riesgo de malnutrición a lo largo de su evolución, con alteraciones nutricionales que pueden ser graves y complicar de forma notable la evolución de la enfermedad y deteriorar la calidad de vida de los pacientes. Los estudios de soporte nutricional exclusivamente en la EP son escasos y con un bajo grado de evidencia. El objetivo principal de este trabajo es revisar las alteraciones nutricionales que se pueden producir en pacientes afectos de EP y la manera correcta de establecer su diagnóstico e instaurar el tratamiento nutricional, teniendo en cuenta la mejor evidencia científica disponible sin perder la perspectiva de la práctica clínica habitual.

Palabras clave
enfermedad de Parkinson, terapia nutricional, dietética, medicina basada en la evidencia, revisión

Abstract
Parkinson’s disease (PD) is a chronic, progressive and irreversible neurodegenerative process. Although it involves different neuronal populations, dopaminergic cells on the basal ganglia and their functions are strongly affected. Its incidence is estimated at 20 cases per 100 000 inhabitants per year, with a peak of maximum incidence between 60-70 years.
Among other symptoms, PD presents with bradykinesia, tremor, rigidity, postural instability, dysphagia, dysarthria, fatigue, depression, and cognitive deterioration. In addition, gastrointestinal symptoms are present even at the onset: altered intestinal motility and delayed gastric emptying, and even gastroparesis might appear in late stages.
Due to this constellation of symptoms, patients with PD present a high risk of malnutrition throughout their evolution. Nutritional deficits can be very serious and complicate in a remarkable way the evolution of the disease, with the inherent loss of quality of life. Studies of nutritional support exclusively in PD are scarce and with a low degree of evidence. The aim of this main paper is to review the literature on nutritional alterations in PD, correct diagnosis and nutritional treatment, taking into account the best available scientific evidence without losing the perspective of current clinical practice.

Keywords
Parkinson disease, nutrition therapy, dietetics, evidence‑based medicine, review

Otros artículos de este número