Verdades y mitos sobre el tratamiento nutricional en el COVID-19 (La nutrición y la evidencia científica en el COVID-19)

Ver articulo completo

- Autores:

Juan José López-Gómez

Servicio de Endocrinología y Nutrición. Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Centro de Investigación de Endocrinología y Nutrición. Universidad de Valladolid.

Daniel A. de Luis-Román

Servicio de Endocrinología y Nutrición. Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Centro de Investigación de Endocrinología y Nutrición. Universidad de Valladolid.

Resumen

La pandemia debida a la infección COVID19 ha irrumpido de manera muy brusca dentro de nuestra sociedad. Es una situación completamente nueva para todos nosotros a la que no nos habíamos enfrentado. Es conocido que la gravedad del desarrollo de la infección SARS-CoV-2 tiene relación con el estado nutricional del paciente. En primer lugar, es una patología que suele afectar más al paciente de edad avanzada y pluripatológico que parte de una situación nutricional desfavorable y, además, otra patología nutricional como la obesidad parece causar cuadros más severos. En este contexto pueden surgir distintas afirmaciones respecto al beneficio o perjuicio de determinados nutrientes sobre la enfermedad. De esta manera, durante el período más agudo de la pandemia han aparecido distintos tratamientos de base nutricional tanto para prevenir el desarrollo de la infección, como para tratar la enfermedad y sus efectos adversos modulando la respuesta inmune asociada. El objetivo de esta revisión es plantear las distintas alternativas de tratamiento nutricional que se han hipotetizado durante esta crisis y evaluar la evidencia científica existente tras ellas. Al analizar la evidencia científica existente con respecto a la utilización de nutrientes en el contexto de la infección por SARS-CoV-2 no existen suficientes estudios de calidad para hacer recomendaciones sobre alimentos o nutrientes específicos. Existen distintas hipótesis para la utilización de algunos nutrientes como la vitamina C, la vitamina D, el zinc y los ácidos grasos omega-3 pero son precisos estudios bien diseñados para poder valorar su utilización en dosis por encima de las ingestas diarias recomendadas para el tratamiento de la infección o la modulación de la inflamación.

Palabras Clave

COVID-19, vitaminas, elementos traza, inmunonutrientes, nutracéuticos

Abstract

The COVID19 pandemic infection has broken out within our society. It is a new situation for all of us that we had not faced. The severity of the development of the SARS-CoV-2 infection is known to be related to the nutritional status of the patient. It is a pathology that usually affects the elderly and multipathological patient with an unfavorable nutritional situation and, in addition, another nutritional pathology such as obesity seems to cause more severe symptoms. In this context, different statements may arise regarding the benefit or harm of certain nutrients on the disease. Thus, during the most acute period of the pandemic, different nutritional-based treatments have appeared, both to prevent the development of the infection and to treat the disease and its adverse effects by modulating the associated immune response. The objective of this review is to propose the different nutritional treatment alternatives that have been hypothesized during this crisis and to evaluate the scientific evidence behind them. When we analized the scientific evidence regarding the use of nutrients in the context of SARS-CoV-2 infection, there are not enough quality studies to make recommendations about specific foods or nutrients. There are different hypotheses for the use of some nutrients such as vitamin C, vitamin D, zinc and omega-3 fatty acids, but well-designed studies are required to assess their use at doses above the recommended daily intakes for treatment. of infection or modulation of inflammation.

Key words

COVID-19; vitamins; trace elements; immunonutrients; nutraceutical