Contador de visitas:

3556797
Views Today : 51
Views Last 7 days : 602
Total views : 3562384
Your IP Address : 100.24.118.144

¿Está actualizado el código de dietas en los hospitales?

– Autores:

Juana María Rabat Restrepo
Unidad de Nutrición Clínica y Dietética. UGC de Endocrinología y Nutrición. Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla. España. Departamento de Medicina. Facultad de Medicina. Universidad de Sevilla. España.

Resumen
Las personas enfermas, especialmente las ingresadas en un hospital, están en riesgo severo de desnutrición. La enfermedad puede producir cambios profundos en los requerimientos nutricionales de un individuo, alterar el apetito y la capacidad para comer y comunicar sus necesidades. En muchos aspectos, la nutrición es la base sobre la cual descansan la mayoría de los tratamientos y, por tanto, los servicios sanitarios deben asegurarse de que los pacientes bajo su cuidado estén bien nutridos e hidratados, suministrándoles líquidos y alimentos de buena calidad, y ofreciéndoles una adecuada atención nutricional como una parte integral del tratamiento.
En ocasiones, la importancia clínica de la atención nutricional no se tiene en cuenta, centrándose únicamente en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, olvidándose de alimentar adecuadamente a los pacientes y comprometiendo su estado nutricional y, por tanto, su evolución clínica, recuperación y calidad de vida; esta falta de atención nutricional tiene efectivamente un coste real para los pacientes y en el gasto sanitario. Sin embargo, hasta que la comida hospitalaria se incluya en la atención habitual como parte de la gestión clínica, en lugar de considerarla un problema de “servicio de hotel”, es poco probable que la situación mejore rápidamente.
Es necesario que se produzcan cambios, especialmente en la forma en que la nutrición es entendida y aplicada en el hospital, especialmente por los médicos. No basta solo con suministrar una dieta, sino que también hay que proporcionar la cantidad correcta, variedad y calidad de los alimentos y / o nutrientes ajustadas a su estado clínico, así como cubrir el 100% de sus necesidades nutricionales y, además, debe hacerse en el momento preciso. La prescripción de una dieta oral equivocada tiene consecuencias negativas sobre el paciente desde el punto de vista de la morbimortalidad y la calidad de vida.
Los cambios recientes en el paradigma de las dietas terapéuticas muy restrictivas, requiere de una visión amplia a la hora de evaluar sus beneficios y riesgos. Actualmente han surgido nuevas evidencias relacionadas con sus indicaciones en determinadas situaciones clínicas o en grupos de pacientes. Una indicación no apropiada puede privar al paciente de un aporte necesario de calorías, proteínas y nutrientes esenciales justo en el momento en que estos son más importantes. La tendencia actual es mejorar la ingesta de alimentos mediante menús apetitosos adaptados a las necesidades nutricionales y fisiológicas y, si fuese necesario introducir restricciones dietéticas, hacerlas individuamente de acuerdo a la patología, situación clínica, necesidades nutricionales, deseos y preferencias del individuo. Los nuevos enfoques terapéuticos incluyen el estudio y desarrollo de dietas específicas y su impacto sobre la ingesta de alimentos y en el resultado clínico.

Palabras clave
dietas hospitalarias, dietoterapia, dietas terapéuticas, manual de dietas, código de dietas, dietas modificadas

Abstract
Undernutrition is a serious problem among patients at hospitals. The disease can generate deep changes in individual nutritional needs, alter appetite and ability to eat and communicate their needs. In many aspects, nutrition is the basis on which most treatments rest and therefore health services must ensure that patients under their care are well nourished and hydrated, providing them liquids and good quality food and offering adequate nutritional care as an integral part of the treatment.
Sometimes the clinical importance of nutritional care it is not taken into account, more focused on the diagnosis and treatment of the disease, forgetting to adequately feed patients, compromising their nutritional status and therefore their clinical evolution, recovery and quality of life; this lack of nutritional care actually has a real cost for patients and for health expenditure. However, unless there is no change of attitude on including hospital food in the usual care as part of clinical management, rather than being considered a hotel service problem, the situation is unlikely to improve quickly.
There is a need for changes, especially in physicians, in how nutrition is understood and applied in the hospital. It is not enough to supply a diet, but also to provide the correct amount, variety and quality of foods and / or nutrients adjusted to their clinical condition and to cover 100% of their energy and nutritional requirements . The prescription of diet should also be done at the right time. The recommendation of a misguided oral diet has negative consequences on the patient from the point of view of morbidity and mortality and quality of life.
Recent changes in the paradigm of very restrictive therapeutic diets, require a broad view when evaluating its benefits and risks. New evidences have emerged in relation to its indications in certain clinical situations or in groups of patients. An inappropriate indication can deprive the patient of a necessary supply of calories, proteins, and essential nutrients just when they are most important. The current trend is to improve food intake through appetizing menus adapted to the nutritional and physiological needs and when dietary restrictions are needed, make them individually according to the pathology, clinical situation, nutritional needs, desires and preferences of the individual. New approaches to therapy include the study and development of specific diets and their impact on food intake and clinical outcome.

Keywords
hospital diet, diet therapy, therapeutic diets, diet manual, diet code, dietary modification

Otros artículos de este número